Tuslances.com - Caza y Pesca

Tu espacio de Caza y Pesca en internet


Volver Volver al índice

La caza, a un paso de ser declarada «de interés cultural» en Andalucía por el gobierno del PP y Cs

La caza, a un paso de ser declarada «de interés cultural» en Andalucía por el gobierno del PP y Cs

Enviado por Elmundo.es el 19-11-2019

Es la primera vez que en España se protege culturalmente una actividad de este tipo.
471 Visitas
Compartir en Whatsapp

La caza sigue los pasos del toreo y también contará con protección en el ámbito cultural. La Junta de Andalucía está a punto de aprobar que una de sus modalidades, la montería, sea considerada Bien de Interés Cultural (BIC), y por tanto tendrá preferencia para su «difusión, y concesión de subvenciones y ayudas públicas».

La protección de esta variedad de la caza es una iniciativa del nuevo gobierno del PP y de Ciudadanos, que promovió el expediente de protección que se tramita en la Consejería de Cultura y Patrimonio Histórico al poco de llegar al poder.

El presidente de la Federación de Caza, José María Mancheño, valora que Andalucía sea la primera en lograr este hito, y anuncia que procurarán igual estatus para la perdiz con reclamo.

La montería se remonta al menos nueve siglos atrás, cuando en 1180 se publica el Libro de las monterías. Hoy es una actividad que alcanza en Andalucía los 2.100 eventos al año con el fin de cobrar ciervos, jabalíes, muflones y corzos. Con ella van incluidas en el futuro Bien de Interés Cultural las realas de perros, que colaboran en el cerco a la pieza.

El marchamo cultural sólo lo ostenta ahora la cetrería, como patrimonio de la humanidad de la Unesco. José María Mancheño, presidente de la Federación andaluza de Caza (FAC), indica que la montería se integrará como actividad de interés etnológico por su carácter de «rito, delimitación de un tiempo y un espacio distinto al cotidiano, formalismo en la acción, definición de roles y repetición de actos», como se lee en el dossier enviado a la Consejería de Cultura con la propuesta.

La mayor parte de las monterías, según Mancheño, no tiene ya el carácter elitista que reflejan películas como La escopeta nacional. «Unas 1.500 son monterías organizadas por las sociedades de caza de los pueblos, que gestionan unas 500.000 hectáreas de monte de titularidad pública», explica como argumento, adjudicando ese elitismo a las monterías por invitación o comerciales. Estas últimas se realizan en espacios más reducidos o con alto número de animales, para garantizarle caza a un cliente que paga de 100 a 10.000 euros. Los más puristas rechazan este formato, como el de disparar también a las hembras, que se está produciendo en los últimos años para así reducir el coste al montero al venderse más carne.

POR ENCIMA DE LA MEDIA NACIONAL

El 81% del suelo de Andalucía cuenta con uso cinegético, por encima de la media nacional, del 71%. Las monterías se organizan en toda la región, desde las 193 de Cádiz el año pasado a las 440 de Granada.

El propio dossier hace mención a dos circunstancias que Mancheño cree que van en descenso. Una es la escasísima presencia de mujeres, ya que la montería, señala el informe de la FAC, es una «actividad masculina dentro de un ambiente de fuerte virilidad». Y, asimismo, el 'noviazgo', un rito «ahora más bien humorístico y entre jóvenes» que sufre el montero primerizo, como la colocación en la cabeza de las tripas del animal abatido.

La FAC destaca la existencia de «multitud de sociedades deportivas de caza y uniones estables de cazadores (peñas de monteros) que configuran una densa red asociativa extendida por el territorio andaluz, con especial presencia en su medio rural»; y cita a Ortega y Gasset: «La caza deportiva tiene algo de rito y emoción religiosos, en que se rinde culto a lo que hay de divino, de trascendente en las leyes de la Naturaleza».

En la «rampa de salida» para nuevas catalogaciones culturales se hallará la caza de la perdiz con reclamo, añade Mancheño, extendida por Andalucía y que practican unas 45.000 personas.

Estos futuros bienes culturales son criticados por Ecologistas en Acción. «Es un auténtico despropósito, por discriminación de usos como senderismo o investigación, que se verán relegados al tener prevalencia» la montería, indica Juan Clavero. La caza es una actividad importante «en algunos municipios, pero en general irrelevante», sobre todo respecto al potencial del ecoturismo, añade el ecologista, quien teme el corte de senderos públicos -que ya se produce- con mayor frecuencia.

LA CAZA, UNA 'ASIGNATURA' EN LOS COLEGIOS ANDALUCES

La protección de la montería con su catalogación como Bien de Interés Cultural (BIC) no es la única medida de apoyo a la caza que está dispuesto a adoptar el gobierno autonómico de coalición entre el Partido Popular y Ciudadanos. De hecho, ambos partidos se han comprometido a impulsar programas de promoción de la caza en los centros escolares. Así lo reflejaba el acuerdo alcanzado el pasado mes de octubre con Vox que despeja el futuro de los presupuestos andaluces de 2020, cuya aprobación definitiva se prevé para principios del próximo mes de diciembre. En el documento, firmado por representantes de las tres formaciones, se incluía el apoyo a la caza y a los cazadores, además del fomento de la tauromaquia y ayudas a las escuelas taurinas de Andalucía, algunas de las banderas electorales del partido de derecha radical. / CH.R.

 

FUENTE: https://www.elmundo.es


471 Visitas
Compartir en Whatsapp

No hay comentarios

Escribe un comentario



Los comentarios aquí publicados no reflejan de ningún modo la opinión de Tuslances.com. Este blog se reserva el derecho a eliminar los mensajes que no considere apropiados para este contenido. AVISO: La IP de los usuarios queda registrada, cualquier comentario ofensivo será eliminado sin previo aviso.

Este espacio tiene unos criterios de moderación independientes a Tuslances.com y a sus foros públicos, serán los editores de este espacio los responsables de las acciones de control de los comentarios de este canal y será a ellos a los que habrá que realizar las reclamaciones que sean oportunas.